PDFSource

Harry Potter y La Piedra Filosofal Libro PDF

Harry Potter y La Piedra Filosofal Libro PDF Download

Harry Potter y La Piedra Filosofal Libro PDF Download for free using the direct download link given at the bottom of this article.

Harry Potter y La Piedra Filosofal Libro PDF Details
Harry Potter y La Piedra Filosofal Libro
PDF Name Harry Potter y La Piedra Filosofal Libro PDF
No. of Pages 2936
PDF Size 1.03 MB
Language English
CategoryEspañol | Spanish
Source images-wixmp-ed30a86b8c4ca887773594c2.wixmp.com
Download LinkAvailable ✔
Downloads4729
If Harry Potter y La Piedra Filosofal Libro is a illigal, abusive or copyright material Report a Violation. We will not be providing its PDF or any source for downloading at any cost.

Harry Potter y La Piedra Filosofal Libro

Aquí en este post vamos a presentar Harry Potter y La Piedra Filosofal Libro PDF. Harry Potter ha quedado huérfano y vive en la casa de sus tíos separados y el insoportable primo Dudley. Harry se siente muy triste y solo, hasta que un día recibe una carta que cambiará su vida para siempre. En él le informan que ha sido aceptado como estudiante en la Escuela de Magia de Hogwarts. A partir de ese momento, el destino de Harry da un giro espectacular.

En esta escuela tan especial aprenderás encanto, grandes trucos y tácticas de defensa contra las malas artes. Se convertiría en el campeón escolar de Quidditch, un tipo de fútbol hawaiano que se juega con un palo de escoba, y haría buenos amigos… pero también enemigos formidables. Pero, sobre todo, aprenderá los secretos que le permitirán cumplir su destino. Bueno, aunque a primera vista no lo parezca, Harry no es un chico cualquiera: ¡es un auténtico mago!

Harry Potter y La Piedra Filosofal Libro PDF – Detalles

1 JK Rolling Harry Potter y la piedra filosofal Harry Potter queda huérfano y vive con sus sórdidos tíos y su insoportable primo Dudley. Harry se siente muy triste y solo, hasta que un día recibe una carta que cambiará su vida para siempre. En él le informan que ha sido aceptado como estudiante en el Internado de Magia y Hechicería de Hogwarts. A partir de ese momento, el destino de Harry da un giro espectacular. En esta escuela tan especial aprenderás encanto, grandes trucos y tácticas de defensa contra las malas artes. Se convertiría en el campeón escolar de Quidditch, un tipo de fútbol hawaiano que se juega con un palo de escoba, y haría buenos amigos… pero también enemigos formidables. Pero sobre todo aprenderá los secretos que le permitirán cumplir su destino. Bueno, aunque a primera vista no lo parezca, Harry no es un tipo común. ¡Es un mago! Título Original: Harry Potter y la piedra filosofal Traducción: Alicia Delepian Copyright J.K. Rowling, 1997 Copyright Amec Editores, 1999 El copyright y marca registrada del nombre y personaje Harry Potter, todos los demás nombres propios y personajes, así como todos los símbolos y elementos relacionados, Warner Bros., 2000 Amec Editores España, S.A. son propiedad de. Mallorca, Barcelona.

2 Imprenta: Domingraph, SL Encuesta de Impresores. Indiana Can Magarola, Pasaje Autopista, Nave Mollet del Vallés Para Jessica, para los que les gustan los cuentos, para Anne, a la que también le gustaron, y para Di, que lo escuchó primero. 1 El niño que vivió El señor y la señora Dursley, que vivían en el número 4 de Privet Drive, se enorgullecían de decir que, afortunadamente, eran muy normales. Eran las últimas personas que esperarías asociar con algo extraño o misterioso, porque no estaban hablando mierda como esa. El Sr. Dursley era director de una empresa llamada Grunnings, que ejercía. Era un hombre grande y gordo, casi sin cuello, aunque con un gran bigote. La señora Dursley era delgada, rubia, y su cuello era casi el doble de largo de lo habitual, lo que le era muy útil, ya que pasaba la mayor parte del tiempo tendido sobre la cerca del jardín para espiar a sus vecinos. Los Dursley tenían un hijo pequeño llamado Dudley y no había otro chico mejor para ellos. Los Dursley tenían todo lo que querían, pero también tenían un secreto, y su mayor temor era que se revelara: no toleraban conocer a los alfareros. La Sra. Potter era la hermana de la Sra. Dursley, pero no se habían visto en años; Tanto es así que la Sra. Dursley fingió que no tenía hermana, porque su hermana y su esposo disfuncional eran tan opuestos a Dursley como se puede imaginar. Los Dursley temblaron al pensar en lo que dirían los vecinos si apareciera un alfarero en la acera. Sabían que los alfareros también tenían un hijo menor, pero nunca lo habían visto. El chico tenía otra buena razón para mantener alejados a los alfareros: no querían que Dudley se juntara con un chico así. Nuestra historia comienza cuando el señor y la señora Dursley se despertaron el martes, en un cielo cubierto de nubes grises que amenazaban tormenta. Pero no había nada en ese cielo oscuro que sugiriera eventos extraños y misteriosos que pronto tendrían lugar en toda la región. El Sr. Dursley tarareaba mientras se ponía su corbata más linda para el trabajo, y la Sra. Dursley se reía alegremente mientras sentaba al ruidoso Dudley en la silla alta. Ninguno de los dos vio la gran lechuza marrón que volaba por la ventana. A las ocho y media, el señor Dursley recogió su maletín, besó a la señora Dursley en la mejilla e intentó despedirse de Dudley, pero no pudo, porque Dudley se estaba enfadando y tirando grano contra las paredes. “Perverso”, murmuró el Sr. Dursley mientras salía de la casa. Se montó en su coche y se alejó del No. Al llegar a la esquina, tuvo la primera señal de que algo extraño estaba pasando: un gato estaba mirando un mapa de la ciudad. Por un segundo, el Sr. Dursley no se dio cuenta.

3 Él sabía lo que había visto, pero luego se volvió para ver. Había un Tebby Cat en la esquina de Privet Drive, pero no vio ningún plano. ¿Qué estaba pensando? Debe haber sido una ilusión óptica. El Sr. Dursley miró al gato. Volvió la mirada hacia atrás. Cuando el Sr. Dursley dobló la esquina y se dirigió a la carretera, vio al gato en el espejo retrovisor: en ese momento el gato estaba leyendo el letrero “Private Drive” (no podía ser, los gatos no pueden leer periódicos). signos o planos). El Sr. Dursley asintió y apartó al gato de sus pensamientos. Mientras caminaba hacia la ciudad, no pensó en nada más que en las órdenes de perforación que esperaba recibir ese día. Pero algo sucedió afuera que los ejercicios se le fueron de la cabeza. Mientras esperaba en el atasco habitual de la mañana, no pudo evitar ver una gran cantidad de personas vestidas de manera extraña. persona enmascarada. El Sr. Dursley no podía soportar a las personas que usaban ropa ridícula. ¡Ah, la ropa que vestía el joven! Asumió que debía ser una nueva moda. Cubrió sus dedos en el volante, su mirada en algunos extraños a su alrededor. Murmuraron entre ellos, muy emocionados. El Sr. Dursley se puso furioso cuando se dio cuenta de que los dos extraños no eran jóvenes. ¡Vamos, uno era mayor que eso, y llevaba un sombrero verde esmeralda! ¡Qué precio! Pero luego pensó que debía ser alguna basura publicitaria; Estaba claro que estas personas se estaban reuniendo por algo. Sí, tenía que pasar. El tráfico avanzó, y unos minutos más tarde el Sr. Dursley llegó al estacionamiento de Grunings, pensando en practicar de nuevo. El Sr. Dursley siempre estaba sentado en su oficina del noveno piso de espaldas a la ventana. Si no lo hubiera hecho, habría tenido dificultades para concentrarse en la práctica de esa mañana. No vio volar a las lechuzas en pleno día, aunque sí las vio en la calle y las señaló con la boca abierta mientras los pájaros desfilaban uno tras otro. La mayoría de estas personas ni siquiera habían visto un búho por la noche. Sin embargo, la mañana del Sr. Dursley fue bastante normal, sin lechuzas. Le gritó a cinco personas. Hizo llamadas importantes y volvió a gritar. Estuvo de muy buen humor hasta la hora del almuerzo, cuando decidió estirar las piernas y cruzar la calle hacia la panadería. Se había olvidado de los chicos de los sombreros hasta que se encontró con un grupo fuera de la panadería. Los miró enojado al pasar. No sabe por qué, pero le molestaban. El grupo también susurraba con entusiasmo y ni siquiera tenía una alcancía. Cuando regresó con una dona gigante en una bolsa de papel, captó algunas palabras de su conversación. Potter, así es, eso es lo que escuché… Sí, su hijo, Harry…” El Sr. Dursley hizo una pausa. El miedo lo atacó. Se volvió hacia los murmuradores, como si quisiera decirles algo, pero se contuvo. Cruzó corriendo la calle y corrió hacia su oficina. Le gritó a su secretaria que no quería ser molestado, tomó el teléfono y cuando estaba casi marcando el número de su casa, cambió de opinión. Dejó el aparato y se afeitó el bigote pensando… No, era un idiota. Potter no era un apellido tan especial. Estaba seguro de que había muchas personas llamadas Potter que tenían un hijo llamado Harry. Y pensándolo bien, ni siquiera estaba seguro de que su sobrino se llamara Harry. Nunca había visto al chico. Se puede llamar Harvey. O Haroldo. La señora Dursley no tenía de qué preocuparse, siempre se molestaba mucho ante cualquier mención de su hermana. Y no podía culparlo. ¡Si tuviera una hermana así…! Pero bueno, los chicos de las capas… Tuvo problemas para concentrarse en la práctica esa tarde, y cuando salió del edificio a las 3 a.m.

Eran las 4 de la tarde, todavía estaba tan ocupado que sin darse cuenta chocó con un hombre que estaba parado en la puerta. “Disculpe”, murmuró, mientras el viejecito tropezaba y casi se caía al suelo. Unos segundos después, el Sr. Dursley notó que el hombre vestía una capa morada. No parecía molesto por el empujón. Al contrario, su rostro se iluminó con una amplia sonrisa, mientras decía con una voz tan chillona que llamaba la atención de los que pasaban: ¡Mi querido señor, no se arrepienta, porque nada me puede molestar hoy! ¡Alégrate, porque ya sabes quién finalmente se ha ido! ¡Incluso los mogoles como tú deberían celebrar este feliz día! Y el anciano abrazó al señor Dursley y se fue. El Sr. Dursley se congeló por completo. Un extraño lo había abrazado. Y para acabar con eso, lo llamó muggle, lo que sea. Me sorprendió. Se apresuró a subir a su auto y se fue a su casa, deseando que fueran todas sus fantasías (algo que nunca había deseado antes, porque rechazaba las fantasías). Cuando entró en el camino de entrada del No. 4, lo primero que vio (y eso no mejoró su estado de ánimo) fue el gato atigrado que encontró esa mañana. En ese momento estaba sentado en el muro de su jardín. Estaba seguro de que era él, porque tenía líneas similares alrededor de los ojos. ¡afuera! dijo el Sr. Dursley en voz alta. El gato no se movió. Él solo le dirigió una mirada severa. El Sr. Dursley se preguntó si ese era el comportamiento normal del gato. Trató de calmarse y se fue a su casa. Todavía estaba decidido a no decirle nada a su esposa. La Sra. Dursley tuvo un buen día normal. Mientras comían, él le contó sobre los problemas con la hija de la señora de al lado y le dijo que Dudley había aprendido una nueva frase (“¡No lo haré!”). El Sr. Dursley trató de comportarse normalmente. Una vez que acostaron a Dudley, fue a la sala de estar justo a tiempo para ver las noticias de la noche. Y, por último, los observadores de aves de todo el mundo han informado de un comportamiento inusual para los búhos de campo en la actualidad. Aunque los búhos suelen cazar de noche y son muy difíciles de ver a la luz del día, ha habido cientos de informes de estas aves volando en todas direcciones desde el amanecer. Los expertos no pueden explicar por qué los búhos han cambiado su horario de sueño. El locutor se permitió una sonrisa irónica. muy misterioso. Y ahora, nuevamente con Jim McGuffin y el pronóstico del tiempo. ¿Habrá más duchas de tetas esta noche, Jim? Bueno, dijo Ted, dijo el meteorólogo, no lo sé, pero no solo las lechuzas han tenido una actitud extraña hoy. ¡Espectadores de lugares tan lejanos como Kent, Yorkshire y Dundee me han llamado para decirme que en lugar de la lluvia que les prometí ayer, recibirían una lluvia de estrellas fugaces! Tal vez la gente haya comenzado a celebrar la Noche de las Fogatas antes de tiempo. ¡Es la semana que viene, señores! Pero puedo prometerte una noche lluviosa. El Sr. Dursley se congeló en su silla. ¿Estrellas fugaces en todo el Reino Unido? ¿Búhos volando a plena luz del día? Y ese rumor, ese susurro sobre los alfareros… La señora Dursley entró en el comedor con dos tazas de té. no iba bien. Tenía que decirle algo a su esposa. Se aclaró la garganta por el pánico. Uh… Petunia, querida, ¿has oído algo sobre tu hermana últimamente? Como había esperado, la Sra. Dursley parecía molesta y enojada. 4. Después

Aquí puede descargar gratis Harry Potter y La Piedra Filosofal Libro PDF haciendo clic en el enlace que figura a continuación.


Harry Potter y La Piedra Filosofal Libro PDF Download Link

Report a Violation
If the download link of Gujarat Manav Garima Yojana List 2022 PDF is not working or you feel any other problem with it, please Leave a Comment / Feedback. If Harry Potter y La Piedra Filosofal Libro is a copyright, illigal or abusive material Report a Violation. We will not be providing its PDF or any source for downloading at any cost.

RELATED PDF FILES

Leave a Reply

Your email address will not be published.